A 130 años de su creación, la SCT deja huella en innumerables obras de infraestructura



Luego de 130 años, en el Siglo XXI la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) deja inscrita su huella en innumerables obras de infraestructura a lo largo y ancho del país, así como en el desarrollo de las telecomunicaciones y en importantes proyectos espaciales.


El secretario de Comunicaciones y Transportes, Ing. Civil Jorge Arganis Díaz-Leal, enfatizó que, a lo largo del tiempo, esta Secretaría ha venido cumpliendo con las tareas que le fueron encomendadas, con el apoyo invaluable de mujeres y hombres comprometidos con México.

“Para nosotros es fundamental la memoria histórica”, dijo al dar la bienvenida a la conferencia magistral con motivo del 130 aniversario de la SCT a dos investigadores, al Dr. Paolo Riguzzi, del Colegio de México, y al Dr. Arturo Valencia, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, quienes participaron en la ponencia “La economía del porfiriato y su impacto en las comunicaciones”.


Sabemos que sin el conocimiento del pasado, no podríamos construir el presente, ni imaginar el futuro, planteó. “La Historia, con mayúscula, nos permite entender los diferentes caminos por los que ha transitado esta Secretaría desde el siglo XIX, y las decisiones fundamentales que se fueron tomando en las diferentes administraciones”.

El secretario de Comunicaciones y Transportes recordó que en 1891 se publicó en el Diario Oficial la creación de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), que se abocaría a consolidar el sistema moderno de comunicaciones, al tiempo de contribuir al progreso y bienestar que requería nuestro país.

Entre otras tareas iniciales, la dependencia orientó sus esfuerzos a desarrollar aquellos medios que permitieran integrar el mercado interno y, al mismo tiempo, llevar sus materias primas a un mercado internacional en expansión.

Construir miles de kilómetros de redes ferroviarias, abrir caminos, hacerse cargo del servicio postal, de las líneas telefónicas y telegráficas, construir puertos y faros, fueron algunas de sus múltiples funciones.

En su oportunidad, el ponente, el Dr. Paolo Riguzzi, explicó que la primera línea ferroviaria que se creó entre 1880 y 1881 fue la México-Veracruz, mediante una concesión a compañía británica, con 49 locomotoras; en una ruta de mil 080 kilómetros y 74 estaciones que permitía movilizar 264 mil 900 toneladas de carga y 800 mil pasajeros.


Ello inaugura la etapa de construcción masiva de la red ferroviaria para la conexión del país. Muy pocos países en el mundo pudieron contar con una red ferroviaria como lo hizo México. Esto dinamizaría la economía, abarataría el transporte y se conformaba así un verdadero sistema de transporte integrado. En 1891 se funda la SCOP, remató.

Para 1910-1911 se crea la Ley Federal de Ferrocarriles (1899), se reconstruye el Ferrocarril Interoceánico de Tehuantepec; se crea la empresa Ferrocarriles Nacionales de México (1908) controlada por el gobierno mexicano, donde el 95 por ciento de los trabajadores está conformado por nacionales.

El servicio estaba integrado por seis empresas principales, nacionales e internacionales, que brindaban servicio en 19 mil 205 kilómetros y dos mil 080 estaciones. Esto permitirá trasladar 14 millones 072 mil toneladas de carga y a 15 millones de pasajeros, a través de dos mil 120 locomotoras.