Ballet Folklórico de Orizaba festeja 34 años de existencia

El Ballet Folklórico de Orizaba (BFO), fundado en 1987, es una agrupación que se ha consolidado como el grupo con mayor influencia en la región de las altas montañas debido a su calidad y técnica interpretativa, la cual los ha llevado a pisar foros nacionales e internacionales, comenta en entrevista su director Erasto Gómez Santa Rosa, quien cuenta con 44 años de carrera artística y una formación en danza clásica, contemporánea, jazz; teatro y música.

El Ballet Folklórico de Orizaba se compone de tres grupos: Infantil, Principiantes o Intermedio y el BFO. En la primera agrupación, participan infancias a partir de los cinco años, se busca que potencialicen sus habilidades corporales, enfocadas en danza, para desarrollar en ellos el hábito e interés por la difusión y preservación de su cultura.


Por otro lado, el grupo de principiantes e intermedios tiene la función de preparar a sus integrantes para que en su momento se integren al BFO “se les aportan las herramientas necesarias para que logren apropiarse de un estilo propio con pasos estéticos y bien realizados”, dice el entrevistado.


En tanto que el BFO, dice Erasto Gómez, integrado por bailarines de 15 años en adelante, se conforma de quienes ya están listos para transmitir al público nacional e internacional lo que es la cultura mexicana, a través de sus danzas.


En estos 34 años de trayectoria dancística, cuenta el entrevistado, BFO ha recorrido el país y ha realizado giras internacionales en ciudades de Estados Unidos, Polonia, Alemania, Colombia, Grecia, Portugal, Rumanía, Serbia, Macedonia e Italia, mostrando una gran diversidad que conforma el folclor mexicano, así como las danzas típicas de Orizaba, Veracruz.


Gómez Santa Rosa comenta que también se han encargado de rescatar en la medida de lo posible las danzas tradicionales de cada región, trabajando de la mano con las y los danzantes tradicionales, una labor que ha costado trabajo, ya que en ocasiones se encuentran en comunidades apartadas y es difícil localizarlos. “Cada región tiene una danza diferente, por lo que hay que trabajar muy de cerca con ellos para que no se pierdan, en eso estamos”.


Al momento, dice, han identificado 12 danzas de las cuales el BFO montó la Danza de arcos, de la zona de Tequila, Jalisco, la cual tuvo éxito: “trajimos a los músicos e indígenas de esa población y hasta trajeron algunos instrumentos como un tronco con una caja de resonancia que ellos armaron con cuerdas, daba un sonido impresionante.


Se montó esa danza para celebrar el 15 aniversario del BFO”, recuerda el entrevistado.

En lo que respecta a Veracruz, el BFO tiene en repertorio coreografías con sones de todo tipo: “tenemos de todo, porque hemos tratado de que las y los chicos tengan una visión amplia de lo que es nuestro folclor mexicano, que no se queden con el son jarocho; existen más estados del país con un folclor bellísimo que tienen que conocer”.


Ante la contingencia sanitaria por la COVID-19, comenta Erasto Gómez, se canceló la producción del 2020 así como el programa de aniversario y una gira programada por Europa y Holanda. En la medida de lo que se ha podido, explica, han seguido con ensayos, impartiendo clases en línea, subiendo videos a las plataformas y dando platicas a grupos escolares por invitación de las comunidades escolares.

“Por lo pronto nos queda echarle muchas ganas al 8vo. Festival Internacional del Folclor Orizaba 2021, que se llevará a cabo en julio, y si todo marcha bien, podremos realizarlo en vivo, pero aún tenemos que esperar la resolución de las autoridades”.

Para conocer más sobre la agrupación, se puede consultar a través de la página de Facebook: Ballet Folklórico de Orizaba.