Captura de Pantalla 2021-08-25 a la(s) 11.51.47.png

FAO insta a aprovechar los recursos acuáticos para aumentar la producción mundial de arroz

La biodiversidad en las explotaciones de arroz y peces ayuda a garantizar la seguridad alimentaria de las comunidades de la República Democrática Popular Lao.

Bunlom Phantavong proviene de una familia de productores de arroz de la provincia de Savannakhet, en el sur de la República Democrática Popular Lao. Está orgulloso de que la producción de arroz se haya transmitido de una generación a otra, pero admite que los enfoques agrícolas tradicionales le están planteando dificultades.

“En el pasado solíamos cultivar en armonía con el medio ambiente. Pero ahora tenemos más plagas y no sabemos cómo afrontarlas.”

La vida y los medios de subsistencia de Bunlom y muchos otros pequeños productores de la República Democrática Popular Lao siempre han dependido de sus arrozales y los bosques que los rodean. Aunque el arrozal es fundamental para sus comunidades, también obtienen plantas y animales acuáticos nativos, como peces, cangrejos y ranas para complementar su alimentación.


No obstante, mientras que la población ha aumentado, la producción de alimentos ha disminuido. La deforestación y las prácticas agrícolas destructivas han dañado el entorno natural, y las comunidades rurales han tenido más dificultades para mantenerse utilizando las prácticas agrícolas y de recolección tradicionales.


En la actualidad, los agricultores están retomando una práctica antigua y probada a lo largo del tiempo que la FAO les está ayudando a redescubrir: la piscicultura en arrozales.


Los peces, u otros animales acuáticos como las ranas, comen los insectos y los gusanos, y el agua del estanque luego se utiliza para fertilizar el arroz y otros cultivos.

Los agricultores de Asia emplearon esta práctica durante miles de años, pero en los últimos tiempos la han abandonado, en gran medida debido a la intensificación de la producción de arroz y el uso de plaguicidas.


Pero promover la diversificación de especies y la biodiversidad constituye un enfoque simple que alienta a los agricultores a utilizar los recursos que ya tienen, por lo que pueden aumentar la producción de arroz y animales acuáticos reduciendo, al mismo tiempo, el uso de fertilizantes y plaguicidas.


Recuperarse


La Iniciativa Regional del Arroz de la FAO está ayudando a las comunidades a recuperarse de la degradación ambiental y los efectos del cambio climático que las ha dejado con una sensación de impotencia.


Desde 2013, la FAO ha colaborado con el Departamento de Ganadería y Pesca del Ministerio de Agricultura y Silvicultura de la República Democrática Popular Lao para elaborar un enfoque de piscicultura en arrozales, dando a conocer el valor de los recursos acuáticos locales y ayudando a las comunidades a convertir sus arrozales en un paisaje más productivo y diverso desde el punto de vista biológico.


La diversificación de la producción no solo es buena para el medio ambiente, sino que también reduce la pobreza.


“Reconociendo el valor de los recursos acuáticos locales y permitiendo que los trabajadores agrícolas locales se conviertan en facilitadores, hemos ayudado a los agricultores a duplicar sus ingresos tan solo introduciendo métodos sencillos para diversificar sus prácticas agrarias”, señala Matthias Halwart, Jefe del equipo de acuicultura mundial de la FAO.


“Sin grandes inversiones, los agricultores se sienten motivados a innovar, y esto ha dado lugar a notables beneficios.”


Con el apoyo de la FAO y el Departamento de Ganadería y Pesca, los trabajadores de extensión agrícola de los gobiernos locales y los ancianos de las aldeas han dirigido foros donde los agricultores comparten sus ideas y años de experiencia agrícola con el fin de rejuvenecer la producción de alimentos.


El fomento de la capacidad comienza con una conversación y empodera a la comunidad. Bunlom habló con otros productores sobre su producción de ranas. “Utilizo una nueva técnica mediante la alimentación de ranas en la laguna. No hace falta que limpie sus desechos. Los aldeanos están de acuerdo conmigo y aceptan esta técnica porque es menos costosa”.


“Consideramos la promoción de la piscicultura en arrozales no solo una tecnología apropiada, sino también una forma de ayudar a los productores en pequeña escala a modificar y desarrollar su sistema de producción agrícola”, comenta Nick Innes-Taylor, un especialista en acuicultura de la FAO que trabaja con los agricultores en la República Democrática Popular Lao.


“La cría de animales acuáticos en los arrozales también ayuda a los agricultores a aprovechar las ventajas que pueden obtenerse regenerando su entorno agrícola natural.”