La Barbacoa cocina piezas dancísticas sazonadas con diversidad, sonido y creatividad

Sus propuestas van desde obras dirigidas al público infantil, hasta trabajos para museos



La Compañía de Danza Contemporánea La Barbacoa “es una parrilla donde se cocinan diversos platillos creativos con la variedad de sus ingredientes, en correspondencia con el entorno local y global”, así define este proyecto Isabel Nares, docente, coreógrafa, productora y directora de esta agrupación michoacana.


Su propósito —recalca la entrevistada— es mostrar a la danza como algo placentero, por lo que La Barbacoa desde 2006 es una propuesta escénica en permanente investigación del cuerpo en movimiento, sus lenguajes son fraguados de la mano de creadores desde diversas perspectivas “desde nuestro origen, albergamos las propuestas de otros artistas, realizamos residencias y talleres con creadores locales e internacionales”.


La agrupación trabaja por proyecto, por lo que no tiene un número fijo de colaboradores; sus propuestas escénicas van desde obras dirigidas al público infantil, hasta trabajos para museos en los que se involucran distintas disciplinas artísticas, que tienen sonido y movimiento como protagonistas.

Isabel Nares, quien es egresada de la Facultad Popular de Bellas Artes (FPBA) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), ha trabajado con proyectos de desarrollo comunitario a través de la danza contemporánea.

En 2019, la coreógrafa realizó el proyecto “Espacios en blanco” en el CERESO Femenil “Lic. David Franco Rodríguez”, en Morelia, en donde formó una compañía de danza contemporánea, un taller y laboratorio de creación, con una beca de Artista con Trayectoria promovido por la Secretaría de Cultura de Michoacán (SECUM) “fue una grata experiencia de aprendizaje y experimentación, en donde se logró tener una temporada dentro del Centro. El proyecto duró un año con un trabajo de cuatro horas por semana y concluyó poco antes de que nos cambiara la vida con la COVID-19”.

Proyectos sociales como este, son parte del trabajo de La Barbacoa, también realizan talleres, funciones, coordinan instituciones para trabajo conjunto y más, “es un tejido complejo, en donde tenemos mucho cuidado”.


Dentro de los trabajos que han realizado Isabel Nares y La Barbacoa se encuentra el proyecto “Cuerpo Migrante/Migrant Body”, en el cual realizaron residencias e intervenciones en el Performance Works NorthWest | Linda Austin Dance, en Portland, y en la University of Northern of Colorado, en Estados Unidos; así como en el Colegio de la Frontera Norte, en Tijuana, y en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, ambos en México.

La directora de La Barbacoa comenta que siempre ha procurado plasmar los temas sociales en sus propuestas escénicas, sin descuidar lo estético y la calidad.

Con la contingencia sanitaria, la compañía se mantiene activa con diferentes propuestas en plataformas digitales, así como la continuidad en otros proyectos que quedaron inconclusos por el aislamiento, sin embargo, confía en el poder del arte para salir adelante trabajando duro y reinventándose.

“Estamos preparando otra colaboración con un CERESO, pero ahora será con niñas y niños de las madres que viven ahí. Todo será en video y será un proyecto con sesiones de acercamiento a la lectura, pero a través de la danza”, concluye la entrevistada.