Secretaría de Cultura e INAH niegan saqueo del Archivo Técnico

Los expedientes obran a buen resguardo y su gestión se apega a las normatividades vigentes en materia archivística.

LA Secretaría de Cultura publicó un comunicado en relación con la nota titulada “Saquean archivo del INAH, un tesoro histórico”, de este 28 de junio en el periódico Excélsior, la cual alude a la supuesta ausencia de expedientes en resguardo del Archivo Técnico de la Coordinación Nacional de Arqueología, la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en donde aclaró los siguientes puntos:


Pese a la afirmación de un presunto “extravío” o “saqueo” de poco más de 70 expedientes, conviene precisar que en el Archivo Técnico obran a buen resguardo los expedientes relativos a las zonas mencionadas en la nota.


Asimismo, se desconoce la existencia de algún acta administrativa en la cual se haya hecho del conocimiento de las autoridades de este Instituto o del personal que labora en dicho centro de trabajo el faltante de los documentos referidos.


Desde su formación, como parte del Departamento de Monumentos Prehispánicos del INAH, el Archivo ha fungido como repositorio de documentos que dan cuenta del devenir histórico de la disciplina arqueológica en nuestro país.


Posteriormente, con el ingreso del C. José Luis Ramírez Ramírez se dio continuidad a la organización documental con base en el Cuadro de Clasificación de la Secretaría de Educación Pública, cabeza del sector al que perteneció el INAH hasta finales de 2015, cuando se creó la Secretaría de Cultura federal.


A partir de entonces, el Archivo Técnico se profesionalizó; es decir, dada la monumentalidad de la información documental científica concentrada, se ofreció la oportunidad al C. José Luis Ramírez Ramírez de encabezar el proyecto de formalizar al

Archivo Técnico como un órgano especializado en materia de arqueología, ofrecimiento que fue rechazado por el señor Ramírez, pero que no detuvo el propósito del proyecto institucional de contar con un Archivo Nacional de Arqueología.


Por esa razón, el INAH ha delegado las funciones de archivística, relativas al resguardo, consulta y conservación de documentación, en manos de profesionistas, cuya formación académica y experiencia es comprobable. Así, hoy por hoy, el Archivo Técnico cumple a cabalidad sus funciones.


Contrario al panorama planteado en la nota periodística en comento, el Archivo Técnico se apega a las normatividades vigentes en materia archivística, como se ha asentado, relativas al resguardo, consulta y conservación de documentación –en vinculación con la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural y con la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia–, y cuenta con programación anual de trabajo desde 2011. Todo lo anterior ha sido constatado por las instancias supervisoras competentes, constituyéndose como un “recinto modelo”, suscrito por el subdirector de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, y constatado en el informe del 5 de junio de 2019.


Cabe subrayar que, gracias al impulso de las actuales autoridades de la Coordinación Nacional de Arqueología, del Archivo Técnico y de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, a partir del 1 de marzo de 2021, el Archivo Técnico ha quedado inscrito satisfactoriamente en el Registro Nacional de Archivos del Archivo General de la Nación (AGN), como parte del Sistema Institucional de Archivos del INAH, en lo referente a su archivo histórico y archivo de concentración.


Según el comunicado, la nota es imprecisa al señalar que los contratos de los colaboradores mencionados en la misma hayan sido rescindidos por parte del INAH, ya que la conclusión de su relación laboral en el Archivo obedeció a una decisión personal del colaborador o bien al término del proyecto donde se encontraba adscrito.