Captura de Pantalla 2021-08-25 a la(s) 11.51.47.png

China sugiere que existan mayores restricciones por Covi-19

Las autoridades chinas deberían adoptar un enfoque más específico para hacer frente a los brotes de COVID-19 y rectificar cualquier "capa" extra de medidas, informó el jueves la agencia estatal de noticias Xinhua, mientras algunas ciudades sufrían un control más estricto a medida que los casos se extendían.


China está lidiando con su mayor número de casos de coronavirus desde abril, lo que plantea dudas sobre su estrategia de "cero contagios" frente al COVID-19, que ha frustrado a la población y perjudicado a la segunda economía mundial. Los nuevos casos nacionales ascendieron a 8.824 el miércoles, según los datos de las autoridades sanitarias.


China ha afirmado en repetidas ocasiones que mantendrá la política de "cero contagios" pese a los crecientes brotes, pero está aumentando la presión sobre el Gobierno central para que frene a las autoridades excesivamente entusiastas de las provincias, que temen ser culpadas por no poder contener el virus.


Miles de responsables del Gobierno han sido sancionados por diversos fallos percibidos en los casi tres años de pandemia.


"Todas las localidades mejorarán aún más el nivel de prevención y control científico y preciso, se esforzarán por lograr el mayor efecto de prevención y control con el menor coste, y minimizarán el impacto de la epidemia en el desarrollo económico y social", informó Xinhua.


Citó las mejoras en la aplicación de medidas en algunas ciudades importantes como Zhengzhou, en la provincia central de Henan.


Cuando se detectaron infecciones en determinados edificios de Zhengzhou, sólo se cerraron las zonas circundantes y no se "controló indiscriminadamente" a toda la comunidad, informó Xinhua.


Los costes económicos del COVID-19 en China, donde el virus apareció por primera vez en diciembre de 2019, se están notando en la mayoría de los sectores.


Haima Automobile dijo que la logística y los movimientos de personal en su base de Zhengzhou se han visto muy afectados por el COVID-19 desde octubre.


Este mes, el proveedor de Apple y ensamblador de iPhone Foxconn se vio sacudido por el descontento por las estrictas medidas frente al COVID-19 y muchos trabajadores huyeron del sitio.


En Cantón, una ciudad del sur de China de unos 19 millones de habitantes, donde el jueves se registraron más de 2.000 casos por tercer día consecutivo, las autoridades han puesto en marcha pruebas masivas, pero por el momento se han resistido a un confinamiento de la ciudad.


Pero algunos residentes sospechan que podría producirse un confinamiento como el que sufrió el centro financiero de Shanghái durante meses este año.


Mason Long, que trabaja en una empresa de juegos de azar de Cantón, afirma que podría producirse un confinamiento total, ya que la mayoría de los 11 distritos de la ciudad ya están sometidos a algún tipo de restricción por el COVID-19.


"El distrito de Panyu acaba de anunciar que restringe los viajes de entrada y salida, así que ya son tres los distritos que lo anuncian", dijo Long.


"El resto de los distritos estamos súper preocupados de que esto se aplique a toda la ciudad y nos enfrentemos a un confinamiento al estilo de Shanghái. Personalmente creo que podría ser así", muchas personas ya se han trasladado a otras ciudades o tienen previsto hacerlo expresó.