Gobierno de Solidaridad reafirma compromiso en propiciar un desarrollo sustentable

Con la firma de la “Carta de Intención de la Tierra”, culminó el Foro Mundial del Agua organizado por el gobierno de Solidaridad, en donde la alcaldesa Laura Beristain Navarrete y autoridades de los tres órdenes de gobierno reafirmaron su compromiso para promover acciones y programas enfocados a propiciar el desarrollo sustentable, cuidando los ecosistemas para proteger toda forma de vida, en donde el ser humano pueda gozar del derecho al agua con un consumo responsable.



“Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible, fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz. En torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad unos hacia otros, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras”, acentuó la alcaldesa.

Asimismo, afirmó que “en esta lucha global, el agua es y seguirá siendo el centro de atención de todas las personas justas y sensatas, con un mínimo de racionalidad y sentido de la solidaridad; la empatía y el altruismo”, la munícipe reiteró su compromiso respecto a que el agua debe ser un recurso público, para que toda la población tenga acceso al vital líquido.


Bajo las premisas del respeto y cuidado de la comunidad de la vida así como de la integridad ecológica, se signó la "Carta de Intención de la Tierra", basada en cuatro principios fundamentales que son Respetar la Tierra y la vida en toda su diversidad; Cuidar la comunidad de la vida con entendimiento, compasión y amor; Construir sociedades democráticas que sean justas, participativas, sostenibles y pacíficas y Asegurar que los frutos y la belleza de la Tierra se preserven para las generaciones presentes y futuras.


Durante este evento los expertos señalaron su preocupación por el cuidado del agua a nivel mundial ya que es una riqueza natural que está siendo afectada por los altos índices de contaminación y su consumo sin control podría afectar a la humanidad pues es un recurso renovable cuando se controla cuidadosamente su uso, tratamiento, liberación y circulación; de lo contrario, es un recurso no renovable cuando es extraída de la capa acuífera a una velocidad mayor que la de su recarga.


Asimismo, recordaron que la Península de Yucatán es una de las zonas más ricas en agua de México y a nivel nacional ocupa el primer lugar en recarga del acuífero con un volumen anual de 35 mil 316 hectómetros cúbicos, lo que representa una cuarta parte del volumen nacional, de acuerdo al Organismo de Cuenca Peninsular de Yucatán de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

© 2020 El Titular Noticias.