google-site-verification=2aNZYI8CWLuHFzC5fAONwjy_-1oFTmgP71BbesRHE9Y

La burla de las gasolinas



El discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador no cuadra: Al tiempo que presumió la decisión de bajar el precio de las gasolinas, en el Diario Oficial de la Federación del pasado viernes 17, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) manifestó lo contrario: Los consumidores de combustible tendrán que pagar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en su totalidad.


Es decir, el gobierno eliminó de nueva cuenta el estímulo fiscal del IEPS aplicable a gasolinas y diésel, por lo que los mexicanos tendrán que costear por cada litro de gasolina Magna, 4.95 pesos, incluidos en el precio promedio a nivel nacional, que hasta el cierre de esta edición era de 15.19 pesos por litro, según la plataforma Petro Intelligence.


En el caso de la gasolina Premium, que se comercializa en 16.53 pesos por litro, el consumidor tendrá que desembolsar de ese monto, 4.18 pesos; mientras que para el diésel, utilizado principalmente por el autotransporte de carga y de pasajeros, se aplicará un IEPS hasta el viernes 24 de 5.44 pesos, de los 19.14 pesos que cuesta cada litro.


Para el caso de la Magna, el estímulo fiscal ya lleva seis semanas consecutivas sin ser aplicado; para la Premium, seis meses; mientras que para el diésel, tres meses.

Por donde se le vea, hay algo que no cuadra en el discurso de López Obrador cuando habla del precio de las gasolinas.


Este viernes 17, en Palacio Nacional soltó: “Ahora, por las circunstancias de que vale menos la gasolina que importamos, había la opción de decir, ante la emergencia por el coronavirus: vamos a establecer un impuesto especial, lo hubiesen aprobado los empresarios y los legisladores, todos, para que la gasolina siguiera costando lo mismo. Y dijimos: no, que baje, porque se ayuda a la economía del pueblo en estos momentos”.


Sin embargo, el precio de la gasolina al consumidor final tiene los siguientes componentes: Las Ventas de Primera Mano son los precios a los que las refinerías venden gasolina a sus diversos clientes mayoristas; ahí influye significativamente el precio internacional del crudo y que, de acuerdo con la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), representa aproximadamente 60% del precio total de un litro de gasolina.


El otro 30% lo integran los impuestos trasladados al consumidor. Ahí entran el IVA y el IEPS, que pagan íntegramente los mexicanos que adquieren estos combustibles, pues el gobierno de López Obrador eliminó el estímulo fiscal a este impuesto.


Sumado a lo anterior, el consumidor tiene que pagar alrededor de 6% por costos de logística (transporte y almacenamiento) y 4% que corresponden al margen de ganancias de las empresas gasolineras.


El mandatario cayó en la ambigüedad al señalar que “lo que nos importa mucho es que no haya inflación, por eso decidimos bajar el precio de las gasolinas… Se pudo haber aumentado el precio y dejarlo como estaba, porque ese fue mi compromiso, que no iba a aumentar en términos reales la gasolina”.


Mercados internacionales

El pasado marzo los precios internacionales del petróleo se desplomaron a más de la mitad de su valor en menos de una semana, por la falta de acuerdos entre Rusia y Arabia Saudita para reducir la producción de crudo. Con el paso del tiempo, la situación obligó también a México a disminuir el suministro de dicho combustible.


En el caso de la Mezcla Mexicana de Exportación, pasó de 42.02 dólares por barril el 3 de marzo, a 24.43 dólares el 9 de marzo, y hasta el cierre de esta edición ya se ubicaba en 14.35 dólares por barril.


Paralelamente, el costo de las gasolinas, que ya superaban 20 pesos, cedieron a un promedio de 15 pesos por litro, pero no por obra del gobierno.


El 10 de marzo el titular de la SHCP, Arturo Herrera, fue claro: “El precio de la gasolina está así, la referencia sube y baja, el IEPS es un colchón; cuando el precio de la gasolina es muy alto, el IEPS se hace chico; cuando el precio es bajo, como ahorita, el IEPS se hace grande sin necesidad de cambiarlo. Eso va a generar una recaudación de 313 mil millones de pesos en el 2020 y esa es la razón por la que la disminución en el precio de las referencias internacionales no se va a ver reflejado en precios a consumidores”.


Lo cierto es que en tiempos en que el presidente se niega a endeudarse ante la contingencia sanitaria y económica derivada de la propagación del coronavirus, el gobierno necesita recursos y el IEPS aplicado a los combustibles es una muy buena fuente de ingresos.


En 2019, primer año de gobierno de López Obrador, este gravamen ascendió a 297 mil 478 millones de pesos. Dicha cifra fue 53% mayor que la registrada en el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto, cuando las arcas del gobierno ingresaron por ese concepto 187 mil 666 millones de pesos.


O desde otra lupa, en 2019 la recaudación por el IEPS a combustibles representó 9.3% de los ingresos tributarios no petroleros del gobierno federal.


En otra perspectiva, de cada 100 pesos que el gobierno recaudó por concepto de IEPS en 2019, 64.5 provinieron de los combustibles… El resto del IEPS se derivó de los tabacos labrados, bebidas con contenido alcohólico, cerveza, juegos con apuestas y sorteos, bebidas energetizantes, bebidas saborizadas, alimentos no básicos con alta densidad calórica, así como de redes públicas de telecomunicaciones, entre otros.


Y aunque Herrera estimó que el IEPS arrojaría este año a las arcas públicas alrededor de 313 mil millones de dólares –es decir más que en 2019–, el covid-19 está configurando una economía que, si bien le va, tendrá una recesión de 3.9%, como lo maneja la misma SHCP, o en el peor de los casos un desplome de 7%, de acuerdo con algunos bancos de inversión privados, como JP Morgan.


Lo anterior impactaría al IEPS, por un menor consumo de gasolinas. De acuerdo con la Secretaría de Energía, durante la cuarta semana de marzo el consumo de gasolina en el país cayó 13.5% anual, con un total de 701 mil barriles diarios de gasolina. Lo que significa una baja de 110 mil barriles respecto al mismo periodo del año pasado.


Durante todo marzo las ventas de combustible se redujeron 4.2% respecto al mismo mes de 2019, al transitar de un consumo promedio diario de 795.5 mil a 761.5 mil barriles de combustible… y eso que apenas empezaba la contingencia sanitaria.


En los Precriterios de Política Económica, Hacienda advirtió que con el nuevo panorama se estima que los ingresos tributarios se ubiquen en 155 mil millones de pesos por debajo de lo aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación 2020, lo que se explica por la menor actividad económica y por la menor base alcanzada al cierre de 2019.


Aun así, para López Obrador es atribución del gobierno la baja en el precio de las gasolinas, como presumió el pasado 21 de marzo en Twitter: “¡Ánimo! A pesar de la caída en el precio del petróleo, que desde luego nos afecta, tomamos la decisión de reducir el precio de la gasolina porque ahora nos está costando menos su importación. Esto es fortalecer la economía popular frente a la adversidad”.

© 2018 El Titular Noticias.