Oliver Fernández Mena impulsa apoyos a población infantil



Oliver Fernández Mena


Oliver Fernández Mena ha declarado en diversas ocasiones que el desarrollo de las niñas y niños es fundamental para tener una mejor calidad de vida.


Desde la fundación que creó, OFEM, que forma parte de la empresa Crédito Maestro, se dan apoyos nutricionales, becas escolares, así como apoyo al deporte y la cultura.


La población infantil padece más que nunca una situación de vulnerabilidad, tal como lo ha dado a conocer el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) al hacer un llamado humanitario de 3900 millones de dólares para ayudar a 41 millones de pequeños que han resultado víctimas de conflictos o desastres naturales y no cuentan con los servicios mínimos de protección.


Respecto a la niñez en el mundo hay mucho por hacer, ya que en la actualidad se presenta la mayor cantidad de naciones en conflicto en los últimos 30 años.


De hecho la Convención de los Derechos de los Niños establece que se trata de individuos con derecho de pleno desarrollo físico, mental y social, y con derecho a expresar libremente sus opiniones.


Incluso la Convención se trata de un modelo para la salud, la supervivencia y el progreso de toda sociedad humana.


Gracias a la Convención en todo el mundo se promueve y se protegen los derechos de la infancia, y se han generado avances de importancia para cumplir con los derechos de los niños a la supervivencia, la salud, y la educación, por medio de la prestación de bienes y servicios esenciales.


Son muchas las organizaciones civiles que contribuyen al desarrollo de las niñas y niños en el mundo, aunque hace falta que más personas se sumen, y que los adultos hagan conciencia sobre el respeto y atención que merecen los infantes.


Por parte de UNICEF se realiza la campaña “Cada Vida Cuenta” que convoca a una inversión inmediata dar solución a temas de salud de gran importancia para las madres y los recién nacidos.


Entre los aspectos fundamentales destacan el suministro constante de agua potable y electricidad en los centros de salud, la presencia de personal sanitario calificado durante el parto, la disponibilidad de existencias amplias de suministros y medicamentos para prevenir y tratar las complicaciones durante el embarazo, el parto y el alumbramiento, y el empoderamiento de las adolescentes y las mujeres adolescentes para que puedan exigir unos servicios de salud de mayor calidad.

© 2018 El Titular Noticias.