Preparan denuncia contra Enrique Alfaro ante la CIDH por crisis humanitaria en Jalisco


Al considerar insostenible la situación de violencia, feminicidios, inseguridad y desapariciones en Jalisco, la candidata a la Presidencia Municipal de Guadalajara, Dolores Pérez-Lazcarro, exigió la renuncia del gobernador Enrique Alfaro Ramírez y anunció que presentará una queja en su contra ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).


La abanderada de Futuro, señaló que más allá de las campañas políticas y en su calidad de activista a favor de los derechos humanos desde hace varios años, es necesario alzar la voz ante la gravedad de los acontecimientos actuales, que se suman a otras problemáticas locales como los incendios en zonas boscosas y escasez de agua.


“Con o sin campaña estaríamos aquí frente a Casa Jalisco, pidiendo la renuncia del gobernador quien dice que no le toca la crisis de seguridad, ni la crisis del bosque, ni la crisis del agua”, manifestó frente a la sede del poder estatal donde se colocó una pancarta con la leyenda: “Tenemos derecho a vivir en paz”.


Acompañada de las candidatas de los distritos 9 y 14, Pérez-Lazcarro cuestionó la capacidad de Alfaro ante la crisis de inseguridad y humanitaria que se vive en el estado donde se han incrementado los casos de desapariciones, asesinatos, desplazamientos forzados por violencia, aunado a los feminicidios y crímenes de odio contra la comunidad LGBTTTIQ.


Recordó que entre el 7 y 10 de mayos pasados fueron sustraídos y asesinados los tres hermanos estudiantes: Ana Karen, Luis Ángel y José Alberto González Moreno, y unos días después se notificó la desaparición de cuatro adolescentes que aparentemente estaban juntas y una más en el municipio de Tlajomulco.


La candidata de Futuro señaló que las desapariciones se concentran en especial entre hombres jóvenes de entre 15 y 30 años y de mujeres de entre 13 y 18 años.


“A las cosas tenemos que llamarlas por su nombre, nos están desplazando, nos están matando y nos están desapareciendo”, señaló Dolores Pérez-Lazcarro, asentando que no se debe olvidar tampoco la exhumación de cuerpos de fosas clandestinas y las operaciones de cárteles que han causado temor y desplazamientos forzados en las regiones Norte y Altos Norte de Jalisco.


Manifestó que más allá del voto, las campañas deben hacer visibles los problemas reales, por lo que convocó a la sociedad civil a “que paremos todo”.


Por ello anunció que se presentará una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con la finalidad que realice lo antes posible una visita a Jalisco, lo que se conoce como misión in loco, y se dé cuenta de la crisis que se vive en esta zona.


Junto con los integrantes de su planilla y las candidatas a los distritos 9 y 14, Elanie Torres y Mariana Casillas respectivamente, hicieron una manifestación pacífica en Casa Jalisco y colocaron pancartas con la descripción de los hechos y los crímenes que no han sido resueltos por el gobernador porque afirma que “no le toca”: feminicidios, desapariciones, represión, desplazamiento forzado por violencia, crímenes de odio e inacción ante el ecocidio en el Bosque de la Primavera y ante la escasez de agua.


Dejaron en las vallas que impiden el ingreso a Casa Jalisco, una pancarta con la leyenda: “Tenemos derecho a vivir en paz”.